Bienvenidos a esta conjuración de verbos y mundanas inquietudes, a estos cánticos forjados en agua, a mis laberintos, a mi noche de pájaros...

28/4/08

SALTIMBANQUI (dos)

-a Mariano-


I

sos mi juanito dormido
y cuando sube la ternura
reinventás veredas sin tiempo
solamente para mí

II

hay días que vienen
como puentes como dagas
como nombres
acusando el graffiti
que los clama

III

las malas lenguas
a merced de los idiotas
quieren apagarte el sueño
pero aquí
-muy aquí-
sabrás de los colores
y la eterna opacidad
que remata la angustia

IV

no vamos a mentir:
siempre esperamos
una casa
para nos
una casa entera
con sus magias, sus laureles,
sus cobijos, sus lumbres
y sus noches lúdicas en sepia

V

lo que digo
lo que hacés
lo que ni
lo que no
y el porqué
de nosotros
jugando a no morir
en las cenizas
Safe Creative #0902042516252
Todos los derechos reservados.
Esta obra está protegida por las leyes de propiedad intelectual y disposiciones de tratados internacionales, y no puede copiarse, difundirse o distribuirse sin la autorización del titular de los derechos.

2 comentarios:

Mariano P. Santia dijo...

Cuando leo esa poesía no logro evitar pensar en todos los momentos que vivimos a diario, y todos los que nos quedan por vivir. Tenemos sueños compartidos, que espero dejen de ser sueños para ser realidad muy pronto. Siempre doy todo de mí para lograr extraer esa sonrisa maravillosa que me puede, me debilita, y que extraño cuando no la tengo cerca. Espero poder demostrarte la felicidad que has traído a mi mundo, y que ojalá pueda hacer volver a tí. Te amo.

josé dijo...

Tus laberintos tienen el misterio que hace regresar, y como me gusta decir, con un montón de diferencias a tu favor, te considero del palo. Mis afectos